lunes, 14 de noviembre de 2016

Craig Thompson

Adiós, Chunky Rice (1999)
Premio Harvey al autor revelación, 2000
Blankets (2003)
Tres Premios Harvey, dos Premios Eisner y dos Premios Ignatz, 2004
Premio del público a la mejor obra extranjera. Salón Internacional del Cómic de Barcelona, 2005
Habibi (2011)
Premio Eisner al mejor autor, 2012




Gracias a Blankets, Craig Thompson es, para los lectores ocasiones de cómic, una de las figuras más reconocibles de los primeros años del siglo XXI. De manera involuntaria, él y muchos otros autores (Ware, Clowes, Satrapi, Modan, Delisle, etc.) contribuyeron en esa época a generalizar la denominación de "novela gráfica" y a que este arte comenzase a ganar un cierto halo de respetabilidad cultural. Blankets, además, es una de las aportaciones paradigmáticas al género del slice of life, que se centra en narrar la vida cotidiana de sus protagonistas.
Para esta tertulia hemos seleccionado tres de las cinco obras del autor; dejamos fuera Cuaderno de viaje -un diario de dos meses de trayecto por Europa y Marruecos- y la más reciente, Almóndigas del espacio.
"Basta de lágrimas. Al menos mientras estemos juntos. Me conformaría con un cuento antes de dormir".
Adiós, Chunky Rice
Chunky y Dandel. Craig y Raina. Zam y Dodola. Las parejas que protagonizan cada cómic muestran pautas de relación similares. En las tres, el protagonista masculino es el autor, como reconoce en esta entrevista. En las tres, en grado diferente, aparece cómo siente al mismo tiempo atracción y culpa, o busca la intimidad y huye, o encuentra la felicidad con la persona a la que ama pero opta por la renuncia -dejar el hogar, quemar los apegos, automutilarse- en cumplimiento de algo que considera una obligación superior. Todas estas contradicciones vienen acompañadas por un claro malestar e inseguridad ante el propio cuerpo.
Tanto en las cuestiones que se tratan como en la estructura de la narración, los parelismos son múltiples. Por ejemplo, Thompson muestra con claridad el sufrimiento que generan el maltrato paterno o los abusos sexuales, la dinámica de la violencia entre iguales, la precariedad económica, los vínculos entre hermanos, las dificultades asociadas a crecer y madurar, la fuerza del primer amor y su confianza en el poder benéfico de la imaginación compartida. Se considera responsable por no ser capaz de proteger a quienes más quiere -a su hermano, a Dodola-, mientras cree que es la causa de su sufrimiento.
"Sigo creyendo en Dios y en la palabra de Jesús, pero (...)  la Biblia, las iglesias, los dogmas... están hechos solo para separar a los pueblos y las culturas".
Blankets
En los tres cómics está presente el mar, como símbolo de nuevas y desconocidas posibilidades ("Me encanta el mar porque es INFINITO", dice el capitán Chuck en Adiós, Chunky Rice), una oportunidad para otro comienzo, real o metafórico. La composición de las páginas, con cambios constantes en la disposición de las viñetas, define los distintos ritmos del relato y clarifica su significado. Las continuas vueltas al pasado aclaran el presente, mientras que todos los finales quedan abiertos.
Las historias introducidas en el relato transcurren en paralelo con la acción e incluso la determinan. Es interesante analizar qué argumentos clásicos aparecen: el mito de Orfeo habla de la pérdida de la amada, la renuncia al sexo y un reencuentro espiritual. Los relatos bíblicos son desvelados como herramienta de opresión y castigo, mientras que en las tradiciones islámicas Thompson encuentra más belleza y libertad para unir versiones distintas y, por tanto, menos dogmatismo.
"Ahora la serpiente ha sido asesinada, el pozo ha sido tapiado, reclamado y contenido, y negado a aquellos que lo necesitan. Otra forma de violencia infligida por el hombre".
Habibi
Esta evolución tiene mucho que ver con la de su autor, que va creciendo como sus obras: si en Adiós, Chunky Rice disfraza su biografía, preocupaciones y miedos, Blankets es una confesión directa y completa.
Habibi, una fábula llena de fábulas, demuestra su capacidad para generar y hacer legible una estructura compleja, además de permitirle ampliar la mirada más allá de sí mismo e introducir nuevas preocupaciones, como las desigualdades sociales y el deterioro del medio ambiente. En esta última obra, aboga por destacar los puntos comunes entre judaísmo, cristianismo e islamismo.

Seguro que en la tertulia debatiremos sobre estos temas, aquí solo esbozados, y muchos más. Entre todos los puntos de vista, es obligatorio escuchar al propio autor, como en estas entrevistas, especialmente interesantes: Entrecómics y Peonza (muy extensas, donde repasa toda su trayectoria) y Rtve (sobre Habibi).
Como curiosidad, podéis escuchar la banda sonora de Blankets.

4 comentarios:

  1. Jeje, ya nos estas orientando a pensar que son la misma obra Jesus, no te preocupes, seguro que hay voces discordantes que dan otra visión y se oponen y contracicen la versión oficial dando juego al debate.

    ResponderEliminar
  2. Claro,de eso se trata: crear un marco para el intercambio de opiniones. Escucharlas siempre nos permite salir con una visión de las obras mucho más rica que cuando entramos.
    Evidentemente, no son la misma obra; hay doce años entre el primer cómic y el último, que también pasan para Craig Thompson. Los cómics reflejan su proceso de maduración personal y el crecimiento de sus capacidades como autor, pero también sus mismas preocupaciones e intereses, tratadas con más profundidad.
    ¡Gracias por animar la sección de comentarios! Si no, está más vacía que el desierto de Habibi :-)

    ResponderEliminar
  3. qué guay lo de la música. Gracias por la entrada :)

    ResponderEliminar
  4. Habibi, no se si a posta, me ha sugerido una idea que me parece muy interesante. Que el mito de Adán y Eva refleje que la invención de la primera agricultura causó desertificación y por ello la expulsión del paraíso en el que solo había que recolectar la comida.

    ResponderEliminar